Bienvenidos al blog de Catequesis Bíblica.

Es una herramienta en la cual nos ofrece una ayuda para como poder ir preparando una catequesis bíblica para ayudarnos a profundizar un poco más en lo que creemos, pero también en la formación de los sacramentos de iniciación y como tiene su referencia en la Sagrada Escritura.

martes, 27 de marzo de 2012

Nociones Generales y Manejo de la Biblia. Parte II



1.- Hermenéutica o Interpretación.

La hermenéutica es la ciencia que nos da las reglas para la interpretación de un texto, en nuestro caso, del texto bíblico. Una verdadera hermenéutica debe partir de hechos que la Biblia es a la vez palabra humana y palabra divina siempre actual. Por eso la interpretación de la Biblia debe tener en cuenta, tres aspectos:
Ø  La ciencia, que la Biblia es palabra humana.
Ø  La fe, ya que la Biblia es palabra de Dios.
Ø  La vida, porque la Biblia es palabra actual.

Por otra parte no hay que olvidar que la hermenéutica o interpretación va creciendo y progresando constantemente. Con ayuda del Espíritu Santo crece nuestra comprensión de la Biblia. La iglesia camina a través de los siglos haciendo la plenitud de la verdad, hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios.

1.1- La ciencia, que la Biblia es palabra humana: para captar mejor el texto bíblico debemos buscar, cual fue la intención del autor humano expresada y plasmada en el texto. De ahí la importancia de recurrir al texto, y de ubicar al autor:
a)      El texto: Debemos siempre partir de una lectura atenta y repetida del texto que vamos a analizar. Esto nos ayuda a verlo bajo diversos aspectos: palabras y expresiones repetidas; personas que intervienen; diferencia de lugares y diversos tiempos.
b)      El autor: También es importante ubicar al autor en el tiempo, en el espacio, en la vida social y literaria para comprender mejor su intención plasmada en el texto, y así captar mejor la intención de Dios. Para lograr esta tarea nos puede servir las siguientes preguntas: Quién escribió y en qué época; Cual era la situación y problemática a la que se enfrentaban los lectores o destinatarios; Cual era la manera de pensar y de expresarse en aquella época; Que forma o género literario (historia, reflexivo, ficción, etc)

1.2.- La fe, ya que la Biblia es palabra de Dios: Sabemos que Dios, juntos con los escritores sagrados, es el autor de toda la Biblia. A través de esa Palabra Dios nos está hablando e interpelando; nosotros nos constituimos en oyentes de esa palabra, en fieles que estamos a la escucha de lo que Dios quiere de nosotros. Para una recta interpretación en esta línea de fe no debemos perder de vista tres principios fundamentales que nos ayuden:
v  La unidad y contenido de toda la Escritura, pues Dios es el autor de ambos testamentos.
v  La analogía de la fe, es decir, la iluminación que se hace de un misterio a otro.
v  Y la tradición viva de la iglesia expresada en los escritos, culto, predicación, etc.

1.3.- La vida, porque la Biblia es palabra actual: La Biblia, no es letra muerta u obra de museo, sino que es Palabra siempre actual y siempre nueva que ilumina y cuestiona nuestra vida. Ante nuestra situación personal y comunitaria, social y económica, política y religiosa, familiar y educativa, etc, Dios tiene algo que decirnos. La Biblia no es un libro de recetas y respuestas fáciles a los problemas de hoy. Para nuestra interpretación actualizada de la Biblia sea correcta, además de la ciencia y de la fe, debemos tener en cuenta a la comunidad que es guiada por el Espíritu Santo, y dentro de esta comunidad a los pobres y sencillos a los marginados.

2.- Manejo de la Biblia.

La Sagrada Escritura está compuesta por 73 libros, a los que identificamos con un hombre. Pero para mayor facilidad del manejo de la Biblia, se utiliza otros signos: siglas o abreviaturas, puntos, comas. 

2.1.- Siglas, capítulos, versículos.
a)      Las siglas: Se da el nombre de siglas a las abreviaturas de los nombres de los libros.
b)      Números de libros: Cuando hay varios libros con el mismo título, se pone un número antes de la sigla.
c)      Los Capítulos: Se llama así a los trozos largos en que se divide cada libro y se indica con un número grande que va después de la sigla.
d)     Los versículos: Son trozos más pequeños que los capítulos, son subdivisiones de ellos.
e)      Libros de un capítulo: Los números que se utilizan después de la sigla corresponde a los versículos.

2.2.- Signos de puntuación.
a)      La como: la encontramos en medio de dos números e indica que el primero hace referencia al capítulo y el otro al versículo. Ejemplo; Mt.4, 2 = Evangelio de Mateo, capítulo 4, versículo 2.
b)      El punto: Se utiliza para significar “Y”. Ejemplo; Gén. 3,1.9 = Libro del Génesis, capítulo 3, versículo 1 y 9.
c)      El punto y como: Estos signos, cuando van juntos, equivalen una nueva cita, después de haber hecho una anterior, por ejemplo; Jn. 10,4; 12,9 = Evangelio de Juan, capítulo 10, versículo 4 y capítulo 12, versículo 9.
d)     El guión: Equivale decir “AL”, por ejemplo; Jn 7,4-8 = Evangelio de Juan, capítulo 7, versículo 4 al 8: Mt. 6,19-7,5 = Evangelio de Mateo, capitulo 6, versículo 19 al capítulo 7, versículo 5.
e)      La letra “s”: Se utiliza al final de una cita, e indica, que además de considerar la cita que se ha dado debe leerse el versículo siguiente, por ejemplo; Lc. 11,27s = Evangelio de Lucas, capítulo 11, versículo 27 y siguientes. Si encontramos “ss” debe leerse los versículos siguientes que hablan del mismo tema.
Letras a, b, c: Significa que lo que buscamos está en la primera, segunda o tercera parte respectivamente, del versículo; por ejemplo: Gén. 4,3b = Libro del Génesis, capítulo 4, versículo 3 en la segunda parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada